En virtud de la creciente cantidad de casos positivos de Coronavirus en Guatemala, superando los 16 mil casos, hacemos un llamado a la reflexión de todos los ganaderos, productores de leche y de carne, para que nos unamos al compromiso de disminuir la propagación del Covid-19 en nuestras fincas, oficinas y, por supuesto, hogares. En este sentido, es indispensable adoptar medidas radicales de bioseguridad, ya que, lamentablemente, tenemos conocimiento de que en algunas fincas no se están siguiendo los protocolos y medidas indispensables para reducir el riesgo de contagio.

Es nuestro deber advertir sobre las consecuencias que sufren quienes no se comprometen con las diversas recomendaciones que se han girado. Si alguno de los colaboradores resultare positivo de COVID-19, lo primero que ocurriría es que su finca sería cerrada, debe suspender al enfermo y mandar a cuarentena a todo su personal; realizar un mapeo de todas las personas que tuvieron contacto con la persona infectada con COVID-19, después tendría que solicitar la desinfección de las áreas que sean necesarias, lo que tiene un costo aproximado de Q10 por metro cuadrado. Además, se pone en riesgo a una gran cantidad de personas, entre ellos… su familia

Recomendamos que en las fincas y lugares de trabajo se implementen las medidas de prevención, como invertir en algunas instalaciones, entre ellas, una estación de sanitización, que incluya lavamanos con jabón o dispensador de alcohol gel, toallas desechables, desinfectante, termómetro infrarrojo, alcohol gel, pediluvio.

No olvidemos prestar mayor atención en proteger a las personas mayores de 60 años, a los niños, a las personas con padecimientos crónicos, ya que son muy vulnerables.

Trabajemos en la prevención del COVID-19 por el bien y el desarrollo de Guatemala.

0 comentarios

Enviar un comentario